jueves, 8 de abril de 2010

Nace el Instituto Bíblico Oriental, difusor de la cultura mesopotámica

El centro, radicado en León, pretende ser referencia mundial en el estudio y divulgación de la cultura de oriente próximo en la antigüedad

Más de 1.000 piezas y objetos arqueológicos, los más antiguos del 6.000 y 7.000 a. C., junto a más de 10.000 libros y revistas especializadas relacionados con el Oriente Bíblico y los estudios del Antiguo y Nuevo Testamento, se reúnen en el Instituto Bíblico Oriental, de León, que ha sido inaugurado hoy por la reina Sofía. Se trata de un centro que pretende ser referencia mundial en el estudio y divulgación de la cultura de oriente próximo en la antigüedad.

En el instituto, único en el mundo, según su director, Jesús García Recio, se hallan documentos arqueológicos y epigráficos orientales que han sido exhumados ininterrumpidamente desde hace 150 años. Una de las joyas de este museo son los textos arcaicos del 3.400 a.C, que muestra la evolución de la escritura cuneiforme de Mosopotamia hasta el 600 a.C.

Algunas piezas tienen se remontan hasta el 7.000 a.C. La biblioteca incluye, entre otras obras, un libro de principios del siglo XIX, de más de un metro de alto, titulado El descubrimiento del Antiguo Egipto, que incluye un conjunto de litografías en las que aparecen templos locales y que datan de la época de la conquista de ese país por Napoleón. El centro incluye la exposición temporal El Itinerario Religioso Alejandro Magno, compuesta por noventa piezas, cedidas por el anticuario parisino Francisco Antonovich, quien ha explicado a la Reina cada una de ellas, que se exhibirán al público a partir del próximo sábado.

En la muestra destaca un busto de Alejandro Magno, que data de la época en la que vivió, por lo que se supone, según Recio, que reproduce con fidelidad el rostro dell conquistador. El Instituto Bíblico Oriental, una entidad cultural patrocinada por la Fundación Eulen y Caja España, inició su andadura hace seis años con el objetivo de estudiar y reflexionar acerca de la Biblia y del Oriente Bíblico.



                   D. JESÚS GARCIA RECIO
Un Viernes Santo del año 2003, en los Picos de Europa, en torno a un café entre un joven sacerdote y ahora director del Instituto Bíblico y Oriental de León (IBO), Jesús García Recio; el presidente de la Fundación Eulen, David Álvarez, y un representante de Caja España, nació la idea. Con un legado proporcionado por el profesor Van Dijk compuesto por 10.000 libros y revistas especializadas en temas orientales y 1.000 piezas y objetos arqueológicos, se inició una colección que sería la primera en España en asiriología, una de las más importantes del mundo.

El Instituto Bíblico y Oriental de León comenzará a funcionar a pleno rendimiento el próximo día 14 de marzo, después de que este mismo miércoles, las instalaciones ubicadas en la Colegiata de San Isidoro sean visitadas por la Reina doña Sofía. Por motivos de conservación de las piezas, se retrasará hasta ese día este centro que pretende convertir a León en una referencia para estudiosos, expertos y curiosos de todo el mundo en la cultura antigua de Oriente Próximo, en la Biblia y en la cultura oriental.

Aquel sacerdote que recibió a ayuda de la Fundación Eulen y de la Obra Social de Caja España, Jesús García Recio, ha destacado la importancia de este Instituto Bíblico y Oriental, un proyecto que “trasciende a todos” y que va más allá de la propiedad de nadie. En la presentación, previa a la visita de la Reina, Recio ha asegurado que en la conversación en la que se puso en marcha el proyecto ya “hubo pasión”, así como “mucha verdad y arrojo” para “atender al IBO” en unas circunstancias especiales.

Y es que buscar apoyo para tratar de recuperar el pasado no es fácil, porque es una cuestión que, según ha denunciado, “cuesta echar la vista atrás” y ni en las escuelas ni en las universidades hay curiosidad por el estudio de lo antiguo, que no deja de ser más que el origen de lo que la sociedad entre Oriente y Finiesterre es actualmente.

Por eso, ha valorado el apoyo de estas dos instituciones para promover un proyecto que cuya “grandiosidad no es de nadie” y donde lo importante es “saber de nosotros mismos, explorarnos y dar razón de nosotros”.


“Un líder mundial”

Jesús García Recio, director del IBO es para David Álvarez, veterano empresario leonés, presidente de la Fundación Eulen, un “líder mundial” porque ha conseguido poner en marcha este instituto que pretende convertirse en referencia internacional. Ha asegurado de él que es el “leonés más importante, culturalmente hablando, de los últimos cien años” a pesar de que “no es político ni está en los libros de falsa historia”, pero sí en “las mejores enciclopedias del mundo”. Por eso, ha asegurado “León no puede ignorar a gente” como Recio.

En este sentido, ha reclamado una “distinción” para él, aunque es “poca cosa”. Ha considerado que las autoridades están “metidas en su mundo y no saben lo que pasa por el río ni lo que circula por las autopistas y, muchas veces, lo que circula es gente como esta y que salir a darles un abrazo”.

 
Álvarez también ha destacado la aportación de Francisco Antonovich, español nacido en El Cairo y actualmente residente en París, uno de los grandes expertos mundiales en Alejandro Magno, así como un gran estudioso de la cultura árabe y del Oriente Medio, amén de excepcional coleccionista de piezas históricas. Antonovich ha donado al IBO piezas y documentos por valor de “1.500 millones de pesetas”. “Hablo en pesetas porque la edad obliga”, ha ironizado el empresario.

Se trata de una colección arqueológica y documental en la que destacan valiosas biblias antiguas, diversos objetos de la cultura egipcia con inscripciones jeroglíficas, sarcófagos de toda la región, desde egipcios a hebreos, así como textos sumerios, fenicios o ugaríticos.

Por su parte, el presidente de Caja España, Santos Llamas, ha asegurado que este instituto, “único en España”, supondrá un “gran impulso para la ciudad de León y para el resto de la provincia” desde un plano social, cultural y económico. Se trata de un proyecto, según Llamas, “único, singular y excepcional” que convertirá a León en “referencia en el mundo”.





Los primeros escritos cuneiformes, la joya del Instituto Bíblico Oriental de León



Una colección de textos cuneiformes del 3.400 a. C., que constituyen los primeros escritos de la humanidad, son algunas de las obras más valiosas del Instituto Bíblico Oriental de León, único en el mundo y que abre sus puertas este sábado con el fin de promover el estudio de la civilización.

Así lo ha indicado hoy Jesús García Recio, director de este instituto que será inaugurado mañana por la Reina Doña Sofía y que constituirá una referencia mundial para el estudio y divulgación de la cultura de oriente próximo en la antigüedad.


Este centro alberga la primera colección española de asiriología, el estudio de lo relacionado con Babilonia y Asiria, y que es una de las más importantes del mundo en esta materia.


Dichas colección contiene más de 10.000 libros y revistas especializadas relacionados con el Oriente Bíblico y los estudios del Antiguo y Nuevo Testamento, así como casi 1.000 piezas y objetos arqueológicos, los más antiguos del 6.000 y 7.000 a.C.


Desde mediados de la década de 1940, tanto en Europa como en Estados Unidos se empezó a concebir el estudio de las disciplinas de la biblia y de oriente por separado.


Sin embargo en este Instituto, según García Recio, estas dos materias se vuelven a juntar, con el convencimiento de que constituyen "una unidad cultural que no se puede separar", ha dicho.


En este instituto, la parte bíblica es la "más rica" e incluye obras, como un papiro del antiguo testamento, traducido al griego, del siglo III, de unos capítulos del libro del Éxodo, además de una torá (ley) en pergamino del Pentateuco, es decir, de los cinco primeros libros de la Biblia, en hebreo.


En cuanto a la parte oriental, destaca una valiosa colección de textos cuneiformes, muy valiosa, llamados "arcaicos", de la Baja Mesopotamia, del 3.400 a. C. y que constituyen los primeros textos escritos de la humanidad, según García Recio.


Todas estas obras del instituto, que se exhiben en la Real Colegiata de San Isidoro de León, corresponden al legado que el profesor holandés Van Dijk dejó en herencia a su alumno preferido, Jesús García Recio, un sacerdote leonés, ahora director del centro.


De las 1.000 piezas del museo, se exhiben al público algo menos de cien, y entre ellas destacan objetos como estelas sud-arábigas, bajos relieves de Mesopotamia y vasos egipcios, entre otros.


En cuanto a su antigüedad, hay piezas arqueológicas de Mesopotamia, que datan del 6.000 y 7.000 a.C.


Con motivo del acto inaugural, se mostrará una exposición sobre Alejandro Magno, con más de 170 piezas, una muestra "única" en España, según Recio.


En esta exposición temporal, que se abrirá al público el día 14 de marzo, se presenta al conquistador "no como una estratega político", sino como un ser que actuaba convencido de que estaba convocado por los dioses para hacer obras magnas.

Se trata de una exposición, que incluye obras donadas por el anticuario parisino Francisco Antonovich y que da la "clave" para entender a Alejandro Magno, en el sentido de que este convencimiento que tenía de ser llamado por los dioses le hizo casi invencible.

El Instituto Bíblico Oriental, regido por una fundación, cuyo patronato está integrado por el Grupo Eulen y Caja España, comenzó a fraguarse en 2003.

El objetivo del instituto es difundir el conocimiento de la biblia como a raíz de nuestra cultura y civilización cristiano occidental.

Impulsar los estudios de las lenguas orientales, proseguir con los estudios y comentarios bíblicos, contribuir al desarrollo de la asiriología y la egiptología son algunos de los objetivos del centro.

La biblioteca alberga valiosos libros, tres de los cuales serán mostrados a la Reina mañana.

Uno de ellos, en francés, titulado El descubrimiento del Antiguo Egipto, recoge un conjunto de litografías, en las que se presentan antiguos templos egipcios y que hacen referencia a la conquista de este país por Napoleón.

El director del Instituto Bíblico Oriental, Jesús García Recio, elegido 'Leonés del año 2009'

Ha recibido el premio ‘Leonés del Año’, un certamen organizado por Radio León y que este año cumple su trigésimo novena edición, eligió ayer al director del Instituto Bíblico Oriental de León, Jesús García Recio, como el premiado de esta edición, un fallo que dio a conocer a última hora de la noche tras la reunión mantenida en el Hostal de San Marcos de la capital leonesa.



García Recio nació en Aleje, en el municipio de Crémenes (León), el 25 de febrero de 1958. Desde muy niño manifestó un profundo interés por el estudio de las civilizaciones del Oriente antiguo, de la Biblia y de las lenguas orientales. A los 17 años se trasladó a Madrid donde encontró a su gran maestro Alejandro Díez Macho, profesor de las lenguas hebrea y aramea en la Universidad Complutense de Madrid. En 1987 fue ordenado sacerdote, al tiempo que se licenció en Teología. En 1988 se licenció en Filología Semítica y se doctoró cuatro años más tarde en dicha materia. En 1989 se licenció en Ciencias Bíblicas por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma.

Continuó su formación en el estudio de la Biblia como discípulo del profesor Ángel Garrido Herrero; también del profesor A. Finet de la Universidad Libre de Bruselas, en el estudio de la lengua Acadia; discípulo del Profesor J. Bottéro de la Escuela de Altos Estudios de la Sorbona (París), en el estudio de la religión Mesopotámica; y discípulo colaborador distinguido del Profesor J.J.A. Van Dijk en Ámsterdam, en el estudio de la lengua Sumeria.

Este eminente asiriólogo holandés quien, a su fallecimiento, lega a Jesús García Recio los fondos bibliográficos y museísticos. García Recio desoyó la oferta multimillonaria de una universidad americana y los donó a la Fundación Instituto Bíblico y Oriental para la promoción de los estudios Bíblicos y Orientales en la ciudad de León, que se convierte así en referente internacional en esta materia. Es el director de la Fundación que desde León y Cistierna, desarrolla una destacada función docente, desde que en marzo de 2009 abriera sus puertas.

Ha sido profesor en diversas Universidades Madrid o Salamanca y es, además, en la actualidad y desde 1996, profesor invitado en el pontificio Instituto Bíblico de Roma. Es conocedor profundo de los idiomas sumerio, acadio, ugarítico, egipcio, fenicio, hebreo, arameo, siríaco, árabe, griego y latín. Habla fluidamente el francés, inglés, alemán, italiano, además del español que es su lengua materna. Es autor también de diversos libros y centenares de artículos y traducciones en medios especializados.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión?