martes, 13 de abril de 2010

PRIMER ENCUENTRO DE AMIGOS DE SANTA MARÍA DE CARBAJAL DEL 10 Y 11 DE ABRIL

Parece obligado después de cada encuentro hacer un balance de lo que ha supuesto el mismo, tanto a nivel personal como general. A parte de algunas cifras que daremos al final, parece que lo importante de cada experiencia humana es la huella que nos deja. Huella significa señal que deja el pie, y podemos extenderla a otros muchos objetos, una conferencia, una visión, una idea, una persona… El término huella nos traslada a algo que perdura, porque se modifica lo que había.

¿Qué señal nos ha dejado este primer encuentro? Cada uno tendrá que verse a si mismo. Sin embargo, y de manera general, podemos hablar de un primer conocimiento y de unas primeras relaciones entre los Amigos. Hasta ahora existían lazos familiares, de amistad, de afinidad espiritual, con la comunidad de monjas, pero ninguno entre los Amigos entre sí. Este fin de semana nos hemos conocido y establecidos los primeros vínculos. Asimismo, hemos comprobado que como grupo tenemos muchas más posibilidades de atracción, comunicación, organización…

Por otro lado, la relación con la Comunidad de monjas también se ha explicitado con lo que conlleva de un mayor compromiso, reflexión y toma de consciencia de la misma. Y creo que también por parte de la Comunidad de monjas se ha dado un reconocimiento al grupo de Amigos como tal.

En este primer encuentro se han dado inicio a varios caminos que deberemos recorrer a lo largo de nuestra existencia. Un primer sendero nos conduce al hombre litúrgico, ese ser que trascendiendo al ego se plenifica integrándose en la acción sagrada. A su vez, hemos comenzado un camino que nos posiciona al lado del hermano excluido, amándole hasta lograr su inclusión. Y por último, hemos comprobado que el arte es expresión del espíritu que lo inunda todo.

Las cifras en las que se plasman estos logros son: unos treinta participantes, tres ponencias muy interesante de Sor Ernestina Álvarez, el Hermano José Luis y Sor Mónica Alonso, una exposición de cuadros de Herminia de Lucas, una visita al Instituto Bíblico Oriental, un donativo de 500 euros para nuestros hermanos sin hogar, una cena solidaria, las canciones de Manoli, la convivencia, nuevos proyectos, una foto de familia, el apoyo de las monjas, 51 socios…

Damos las gracias a la Comunidad de monjas por su apoyo, a los conferenciantes por su esfuerzo, a la organización por su labor, a los participantes por su entusiasmo, y a los que no han podido acudir por su apoyo.

                Nos encontramos en el próximo encuentro












1 comentario:

  1. Anónimo21.4.10

    Ha sido muy interesante y además de la reflexión lo hemos pasado muy bien en amistad. Gracias a todos

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión?