miércoles, 21 de abril de 2010

Semana Santa de León

En León se vive la Semana Santa de una manera que muchos desconocen. No es que queramos presumir o competir con las de otras ciudades famosas en España, pero me apetece promocionarla porque hay muchas personas trabajando por ella, a lo largo del año y el resultado es hermoso y emocionante.

Toda la ciudad se convierte en un templo lleno de fieles a rebosar, de pie firme en el borde de las aceras, subidos a bordillos de portales, de tiendas, de escaparates, encaramados a farolas, asomados a balcones y ventanas... mientras pasa la procesión, larga de cofrades y penitentes, hombres, mujeres y niños, incluso bebés, retumbando de tambores y trompetas ceremoniales, mezclando sus sonidos con los desfiles de la siguiente que se inicia o de la anterior que está a punto de terminar.

Nuestros hijos, que han tenido que emigrar a otras ciudades, españolas o no, vienen estos días para participar o para pujar el paso, que tienen asignado con honor y no quieren perder, trayendo consigo a compañeros del trabajo o amistades.

Las calles están repletas de todos esos leoneses que faltan todo el año, personas de todas las edades, ahora aprecias la cantidad de niños que hay y que no se ven en periodo escolar.

Cuando caminas parece que lo haces dentro de un autobús en hora punta. La zona antigua con sus estrechas calles te protege del frío, pero cuando llevas tanto tiempo parado, arrecia, lo notas en los pies entumecidos y no puedes menos de considerar a tantos hermanos que procesionan descalzos, incluso pujando.

Considerar a las hermanas manolas, que llevan con resignación los finos zapatos, estrechos, altos, puntiagudos, siguiendo la tradición... Sus trajes ligeros, sus faldas cortas... Inmovilizados los rostros por las altas peinetas clavadas al pelo con multitud de horquillas y a la mantilla de blonda, que se bambolea sin cesar con la fina brisa primaveral.

La Virgen y Jesús se reflejan en tantas miradas de gente normal, que buscan la solución de sus problemas y la llegada de un mundo mejor, en estos días de Semana Santa, que culminan con el domingo de Resurrección.

Ved esta página de fotos y me diréis qué apreciáis:
del viernes santo
del domingo de resurrección

1 comentario:

  1. Una buena y bonita defensa de la expresión religiosa. Gracias

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión?