sábado, 4 de agosto de 2012




                   CRÓNICA COMUNIDAD SANTA MARÍA DE CARBAJAL
Las Hermanas que formamos la Comunidad de Santa María de Carbajal nos felicitamos de tener tan cercana la Asociación de Amigos del Monasterio.

            Comenzamos la andadura del segundo semestre del año 2011 celebrando a Nuestro Padre San Benito el 11 de julio, a la Virgen del Carmen en el onomástico de nuestra M. Abadesa Mª del Carmen y la solemnidad de Santiago Apóstol, patrono de España. Como decía la cantinela del celebrante –antes el Concilio Vaticano II- al acabar el sermón de los domingos: “Todos los días son santos y buenos para el bien obrar”, no obstante, añadimos nosotras, “estos días señalados se conocen además en la misa, en la mesa y más cosas…”

            Desde que la Santa Cruz de la Redención y el icono de la Virgen de la Esperanza tomaron posesión de nuestra iglesia en el lejano noviembre, los ojos de todas estuvieron puestos en la JMJ que culminaría estos preparativos.

            Del 9 al 14 de agosto de 2011 miles de jóvenes se fueron asentando en las diócesis en el Encuentro previo, en el que los grupos se conocerían, se irían caldeando sus corazones con las catequesis primeras, la contemplación del arte y el trato acogedor y amoroso de familias, albergues y colegios. En el Albergue de nuestro monasterio bellamente adornado con murales y otros detalles se albergaron cincuenta chicos y chicas provenientes de Colombia. Interesante el domingo, fin de su estancia: celebramos conjuntamente la Eucaristía cantando con energía joven el himno de la Jornada “Firmes en la fe”, comida en el monasterio y visión de DVDs pertenecientes a nuestro vivir y quehacer monásticos. Nunca los olvidaremos.

            El 18 se hizo solemnemente el envío de nuestras jóvenes- Sor Mónica y Sor Mercedes- con Sor Alejandra (benedictina de Zamora), Sor Doly (jerónima de Toral) y Sor Nieves, concepcionista de León. Estuvo presidido por don Hesiquio, responsable de Pastoral en la diócesis. Fue estupendo el encuentro con Benedicto XVI en El Escorial y luego en la inolvidable y tormentosa Vigilia de Cuatrovientos. Para las participantes directas y las virtuales a través de la TV fueron jornadas que servirán de referencia para siempre.

            La Comunidad estuvo presente en las Jornadas de Oración y en la Campaña de “Coser y cantar”, poniendo la aguja y el buen gusto en confeccionar ornamentos para las celebraciones litúrgicas.

            El Santo Noviciado de esta Comunidad participó igualmente en la XXXIII Semana de Estudios Monásticos que tuvo su desarrollo en Santa Marta de Tormes (Salamanca) entre los días 31 de agosto al 4 de septiembre con el lema “Un tesoro para compartir”.

            Doctos conferenciantes analizaron el cambio cultural en la sociedad, los intereses de la juventud; pusieron bases para una pastoral más incisiva; hubo un Coloquio con los jóvenes que pasan por nuestros monasterios, tres documentadas Comunicaciones, etc. Cerró el ciclo de conferencias Sor Ernestina con “Ser signos para el mundo desde la identidad cristiana” en la que abrió su corazón limpio y sencillo para secuenciar su vida en pequeños flashs, valiéndose de una narración dictada por su titulación de médica endocrina. Exposición sapiencial, aderezada de citas bíblicas, poéticas, filosóficas que, acogidas y bendecidas con oración y gracia divina, adelantan la salud y la salvación.

            No faltó la visita amigable y fraterna a los monasterios benedictinos de Alba y Zamora y la cultural a El Candelario- El Castañar.

            El 12 de este mismo mes comenzaba en Santa María de Carbajal el Tercer Encuentro de Noviciados Benedictinos. La convivencia, la formación cultural, la orientación psicológica, los tiempos de oración comunitaria y personal cumplirán la finalidad de estas vivencias intermonasteriales de jóvenes en proceso formativo.

            La “via pulchritudinis” a la que alude Benedicto XVI la recorrimos guiadas por el ilustre profesor don Fernando Llamazares que tituló “Iconografía Benedictina”. Para ello tomó diapositivas de monasterios de la Orden: San Plácido de Madrid, Toledo, San Martín Pinario de Santiago y otros. Una maravilla de exposición icónica y oral. Gracias, profesor.

            La Hna. Concha Calleja, carmelita de la Caridad Vedruna, del grupo Ruaj, especialista en apoyo psicológico y más títulos, intervino con la triple pedagogía de ponencias, taller y lecciones, además de la dirección de los dos grupos de trabajo y la cercanía en las puestas en común.

            La despedida fue propia de profesionales en la alegría. Aún conserva el recoleto claustro: aplausos, acordes de cítara, cantos, parlamentos de teatro, etc. La lectura del escrito del P. Abad Primado aprobando este Encuentro y bendiciendo a las participantes fue el sello de la comunión.

            A principios de octubre se realizó el viaje ya tradicional patrocinado por Pedro, Tilde y Santiago. Muchas gracias. Recorrimos la Ruta del Románico. Primer destino, lo que fue monasterio de San Pedro de Eslonza, no en vano diariamente veneramos las reliquias de San Adrián y Natalia, procedentes de este lugar emblemático, desde la desamortización. Entras en el descampado ¡todo desolación! Con la imaginación se reconstruyen los lugares esenciales de un monasterio y, elevando la vista hacia las bóvedas ausentes ves a los monjes entregados a la oración contemplativa después del duro trabajo del campo. ¿Dónde la monumentalidad de sus fachadas, los documentos de su rico archivo, la biblioteca bien amueblada; tantos monjes que en este lugar, habiéndolo dejado todo, sirvieron al Señor?

            Proseguimos nuestras meditaciones con cierto aire de melancolía hasta llegar a la joya arquitectónica mozárabe del siglo X, San Miguel de Escalada. La pureza de sus líneas fue recogida por nuestras pupilas, así como la belleza de sus capiteles e impostas.

               La comida regia se celebró en el mesón de Quintana de Rueda donde la señora Pilar se desvivió por sus comensales.

               La visita a la Hermanas Cistercienses de Gradefes era obligada. La entrada en el recinto nos habla de grandes construcciones de piedra, mucha piedra… M. Visita, Abadesa, nos mostró gustosa el monasterio: claustro románico, iglesia, ábsides, huerta, presa… y las nuevas dependencias: biblioteca, despacho abacial, celdas, museo, etc. Las Hermanas que saludamos viven un núcleo interior de paz y alegría.

               Agradecidas a tantas atenciones, partimos hacia Mansilla. El Museo Etnográfico es una maravilla. Fue Colegio de Agustinos. Es un lugar de memoria de nuestros antepasados: sus trabajos y enseres, utensilios para todas las necesidades humanas, fiestas, el nacer, el vivir. Aquí el arado, el rastrillo, el bieldo, la criba, el trillo…; el mosto, la cuba, el cuartillo…; pandereta, pandero, tambor, dulzaina, etc., etc. Todo digno de ser contemplado largamente…!

                Quedaba otra visita, ya casi al caer el día: el Monasterio cisterciense de Sandoval (siglo XII): la enorme iglesia de tres naves, el coro en la central, -aún utilizada para sus conciertos por la Coral del mismo nombre. El celo de una señora cercana al monasterio y ahora su hijo muestran ésta que fue maravilla en el Reino de León. Dado el destrozo del tiempo y dejación en el trabajo de restaurar, los santos que en su tiempo ocuparían las altas hornacinas del retablo, hoy los encuentras en lugares imprevistos: detrás de una columna, a ras de tierra, en un ábside olvidado, en aquel hueco insospechado…; no obstante, se celebra aquí el culto dominical y festivo.

                  Fue un viaje completo: relación fraternal, contemplación artística, memoria de un ayer no tan lejano…Muchas gracias a nuestros patrocinadores.

                   Pasada la solemnidad de Todos los Santos, llega, por fin, la hora tan deseada de la restauración del retablo de la iglesia donde las Hnas. Benedictinas se congregan siete veces al día para cantar las alabanzas al Señor. Va a recobrar el brillo y esplendor de cuando por primera vez se instaló en la cabecera de la iglesia edificada por el “Maestro architecto” y vecino de León, Pedro de Llanes, en 1621. La obra de restauración fue encargada a Restaur-Art , cuyos hábiles artistas llevan el nombre de Pedro-Antonio Andrés y Javier Alonso con establecimiento en Puente de Órbigo. A su pericia se encargó la misma labor en los retablos y mesa de altar de la capilla del Santísimo. Y puestos a ser generosos el P. Flecha sufragó gastos para embellecer el cuadro de la resurrección de Lázaro, obsequio de don Lázaro del Valle “natural de León y criado del Rey nuestro Señor Felipe Cuarto” en 1669. También a su generosidad se debe que el cuadro de los Desposorios de la Virgen y San José, situado en el locutorio, luzca un marco adecuado y unos colores en su tono. La Comunidad agradece la generosidad de cuantos han colaborado a saldar la cuenta del retablo. Dios se lo pague.

                26, 27 y 28 de noviembre. Tres días en nuestro monasterio del P. José Antonio Pedroarena, Asesor Religioso de la Federación, monje de Leyre. ¡Qué bien es recibido en todos los monasterios! Lo hace acreedor de todo homenaje su talante alegre, el ser buena persona y su interés y amor a este ministerio para el que fue elegido. Además de las conferencias con las que nos instruye, está abierto a todas las cuestiones que han quedado abiertas a lo largo del año, orienta a la Comunidad y recibe individualmente a quien lo solicita. Participa en la Liturgia y es un cantor de categoría. Damos gracias a Dios por él y por el bien que nos hace.

                Con esta visita la Comunidad de Santa María de Carbajal entra esperanzada en el período litúrgico de Adviento, en el que cada día la Palabra de Dios nos instruye internamente y cuando la exigencia de vivir con el corazón abierto a la llegada del Señor, cada año más cercano, se intensifica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión?