miércoles, 15 de agosto de 2012


PINCELADAS SOBRE LA ORACIÓN DEL SILENCIO



—La oración es el encuentro íntimo con Dios y la puerta hacia ese encuentro es el silencio.

—El silencio es un espacio donde amanecen huellas de la Presencia íntima.  

—El silencio es la revelación de nuestra interioridad, es la revelación de nuestra vida, es la revelación de algo inefable.

—Orar es vivir intensamente la Presencia de Dios y no pensarla, ni imaginarla. Hay que ir al santuario interior para escuchar la voz interior que aún no se ha escuchado.

—La oración del Silencio es abandonarse a lo secreto, es desprenderse de la exterioridad. Por ello, la aventura del silencio hay que vivirla sin nada, sin asistencia de un libro, de música,…, porque la asistencia alimenta nuestras superficialidades.

—El silencio se hace presente cuando los ruidos de nuestros egoísmos se acallan. El silencio se hace presente cuando todo está ausente.

—En el silencio es donde el hombre se halla, se encuentra y cuando más se encuentra, más encuentra a Dios que le habita.

—Un silencio en el que se haga transparente la presencia de lo absoluto, la presencia de un reino, la presencia de una luz que se aloja y que vive en lo hondo del ser humano.

—El evangelio nos dice que el Reino de Dios está dentro de nosotros.

—Jesús quiso descubrir esto a sus gentes y también a nosotros: ”Buscad primero el Reino…”. Y el silencio no es otra cosa que la búsqueda de ese Reino que está dentro, en nuestro corazón, al cual accedemos cuando hay vacío de egoísmo, ausencia de ego.

—No nos damos cuenta de esa Presencia cuando vivimos bajo la influencia del exterior, de tantas superficialidades,…, por eso el viaje del silencio es el viaje de lo auténtico, porque es cuando realmente podemos reconocer lo que somos.

—El silencio nos acerca al sabor de la divinidad, al inefable.

—Y desde el silencio y en silencio iremos a los hermanos más y mejor. Hasta con entusiasmo.

Luisa González López

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión?