domingo, 8 de diciembre de 2013

Una ayuda en el Camino: Sor Peregrina

Sor Peregrina es esa monjita, que como una paloma, va de aquí para allá, vestida con el mandilón de faena, acercándose a las camas, a las duchas, a las lavadoras y secadoras, a la cocina o al comedor de peregrinos...

Encuentro Amigos Benedictinas

Cuando estuve haciendo algunos ratos de sustitución de hospitaleros voluntarios, ella estaba presente cuando se la necesitaba. Comprobé cómo se rebajaba a esas tareas, yo que la consideraba tan etérea, acostumbrada como estaba, a verla en el templo cantando en ese "coro de ángeles".

Pero un día me dijo que los monjes y monjas benedictinos tenían como gozo acoger a los peregrinos y hombres necesitados de ayuda y afecto, pues en el hermano estaba Jesús y en sus problemas la redención de la humanidad.

Entonces acudí al blog del monasterio y leí con devoción los capítulos de la Regla Benedictina, que las monjas subían a la red con sus propios comentarios rebosantes de sabiduría y amor.

Doy gracias a sor Ana María por su ejemplo, que añadió luz y calidez a mis quehaceres.

Texto y fotos de Rosa Fadón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión?